1/10/10

JUGANDO A MORIR






En la calle estrecha
de la vida habitan niños.
Tuvieron que comerse los sueños
Porque tenían hambre
Y juegan cada día a sobrevivir.

Juegos cansados de niños de la calle.


Dejaron de mirar el cielo
Aunque duela tanto el suelo.
Y la lluvia  moje poco esos ojos.
Se acostumbraron a todo y
Mastican despacio
frío y resignación.

No hay brillo.
Son viedros rotos las estrellas.

Rostros apagados
 manos pequeñas
sonrisas dormidas para siempre
ojos mudos que viven el infierno
siendo ángeles sin alas.

No hay brillo.
Es una piedra sin alma la luna.



Y corren nuestros pies
Más adelante
Y toman nuestras manos
Manos limpias
Y miran nuestros ojos
Ojos claros

No hay brillo.
Es agua sucia y enferma el mar.


Y mientras hay cuerpitos
Transparentes
Fantasmas hambrientos
De amor y mañana
Echamos la comida
Matamos vidas
llevando
Vestidos de fiesta.

Y mientras en la noche
vagan pasos perdidos y
 pies heridos
en el mundo ciego
Llega el alba
Como si fuera nada.

Y mientras nos abrazan
Y nos aman
Y mientras descansamos
En una cama
con sueños en suaves almohadas
y sonrisas plácidas y asesinas

Golpe de lluvia
Cielo sangrante

PUNTO Y A PARTE.


-  juegan los niños de la calle
A quien muere más tarde -







2 comentarios:

  1. LLoran los niños de la calle, sus piecesitos fríos, su estómago vacío, muere la infancia en un mundo indolente....pero no mueren...hay vida, mientras exista luz, esperanza y el poeta que escriba a un llamado de conciencia.

    Hermoso

    Mis sinceros saludos Claire y gracias por estar en mi página.

    ResponderEliminar
  2. "Dejaron de mirar el cielo
    Aunque duela tanto el suelo..."
    Muy buena tu denuncia-reflexión, hiciste un poema de esos que duelen, pero que denotan que tu sensibilidad está al servicio de la buena poesía
    Un bacio cara.

    ResponderEliminar