4/12/10

MUROS

Imagen: Salvador Dalí,  "desnudo adentro el desierto paisaje", 1946



Se hace duro el viento
en la pereza equivocada de mi cuerpo,
en la certeza de lo inexistente.
Y es que me equivoco otra vez,
sólo muere un rincón de cielo
inhabitado porque ausente.

Me desarmo despertándome rebelde
con la intención de descifrar
un desamor culpable.

Hablo de un pueblo invisible
que el sol omite a veces
de mojar.
El agua no lo cuida.
El mar lo olvida
y el mundo baila la vida
en otros suelos.

Yo te quiero regalar un cuento
pequeñito.
Enciendo la luz y te ilumino
planeta de inocencias frescas,
aire de nadie. Hambre de azul.
Polvo de olvido.

Un nombre no lo encuentro,
en sus aullidos te llama el viento
País amarillo
donde las sombras
oscurecen los huesos, 
donde los verdes
se convierten en cenizas.

Blanco de negra experiencia,
de luchas de supervivencia ,
si enseño a mis dedos a indicar
la dirección de tu astro,
si te amo sencillamente
y te dibujo un cielo,
empezarás a gritar,
- calle de nada -
a romper el desastre de tus venas,
a construir la vida,
a respirar el aire y no la arena, 
a ser real en todo este
Ruido.

Clara

6 comentarios:

  1. Mirá, o yo estoy muy sensible o tu poema me caló hasta los huesos, creo que las dos cosas. Ese primer párrafo ya "arranca" la piel sin anestesia, y en el desarrollo me fui quedando en carne viva.
    Maravilloso, excelente mi querida Claire.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Hola Clara.

    Me encanta leerte, así despacio;cada palabra cada verso cada intención, me envuelve. Precioso

    Un beso querida amiga, grande.

    aloe.

    ResponderEliminar
  3. Clara,

    salgo a caminar, me lleno de aire recién fabricado, miro a lo lejos y el horizonte urbano mezclado con la naturaleza milenaria me recuerda lo diminutos que somos los humanos, entonces vuelvo a concluir que la poesía nos hace grandes. Tus poemas me educan, me inspiran. Tu presencia en mi blog, me salva.

    ResponderEliminar
  4. Hola Clara. Retribuyo la visita. Confieso, no sabía que es Haiku, gracias a vos ahora lo sé. Coincido con Su, bonitos versos he leído.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Un nombre no lo encuentro
    en sus aullidos te llama el viento...
    y yo no puedo evitar la sombra que oscurece los huesos y el verde que se vuelve cenizas, ni dejar de llorar al leerte, hoy no puedo evitarlo.

    Precioso e intenso

    Un fuerte abrazo, mi querida Clarita.

    ResponderEliminar
  6. "El agua no lo cuida.
    El mar lo olvida"

    hermoso!
    felicitaciones

    ResponderEliminar