23/2/11

JAZMINES

Imagen: Clara, "Jazmines", 2011


Es que el tiempo me está
dejando amargo cada instante vaporoso
de la noche.
La oscuridad que mastica esta hora
se olvida de esperar y amar el día
y yo me pierdo, muda,
en la brumosa historia
de tu vida.


Sospecho no existir.
-desaparezco-
y anónima
respiro el azul cielo
de tu nocturno aliento.

Hablo de nada y nada es el reflejo
de mi palabra atada a tu pregunta.
Nadie pinta el espejo de la luna
en el inmenso muro
de una voz perdida.

Ecos. Minutos eternos.
Si soy una mariposa que no existe.
¿Tú quién eres?
Quizás la inquieta melodía
de árboles sin hojas
o mar salvaje
huyendo de su oleaje.

Nadie,
nadie conoce el cielo en que
Te amo.

Te hilé silenciosa en las heridas de mi boca
y en todos los instantes en que el mundo dormía
lento.

El viento,
entre amapolas y lienzos,
me llena de recuerdos ajenos
de milenarios sueños,
Y sombras de pestañas ,
Y manos, y pasos
Y en todo este tormento
sólo soy un rítmico existir
de momentos.

Y tú,
Fragmento infinito
- tú eres TÚ-

el diluvio, la evasión , mi espejo,
el cielo.
Una caricia dolorosa, la ausencia,
El hielo.

El fuego, el alba, un verso,
El universo entero.

4 comentarios:

  1. Él en un poema, único e infinito amor...
    Que la noche exista y respire ese cielo desconocido.

    Una preciosidad, Clara.
    Saludos enormes, muchos italianita.

    ResponderEliminar
  2. Hola, tienes unos poemas muy bellos; he llegado aquí desde el blog de Luna, con tu permiso te sigo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sólo un rítmico existir de momentos...

    Donde el cielo se abre y respiras la esencia del rocío por caer, para tejer versos de tu alma con los que llenas de vida la presencia en la indefinible ausencia.

    Intenso amiga querida, y me llega y me toca...

    Abrazos de siempre, mi linda Claire

    ResponderEliminar